29 de septiembre de 2009

Sostenible y más



Impuestos, presupuestos y posibilidades.



Dice Cándido Méndez, el jefe de UGT, que vivimos por encima de nuestras posibilidades. Y el jefe del diario El Público, que los ricos ya pagan por las Sicavs –los fondos de inversión para ricachos, taxados al 1%, pero al 21% cuando se recuperan beneficios, en la próxima regulación-.





Además, que ricos de más de 100.000 euricos declarados hay pocos, unos 2,5 millones, redondeando. Incluidos los que los cobran del erario público, naturaca, que más que aportar restan. Así que poco que rascar con los nuevos impuestos, salvo que se apueste por una economía sostenible. Ahora, ¿sostenible significa lo mismo que duradero? Porque si fueran sinónimos, las partidas se podían redondear con la legalización de lo que verdaderamente es duradero: El comercio de la carne y las sustancias de la risa y la alegría.



Si hacemos caso de los que saben de todo esto, la prosti da para mucho, porque según el precio medio de los servicios y la frecuencia de uso, cada varón, incluidos los menores, hacemos uso de los servicios varias veces al año.

Si se carga cada servicio con un 18% de IVA, eso da para un montón de tramos de carreteras y tramos de vía hasta Madeira, por lo menos, ya que el AVE a Lisboa será pan comido gracias a la victoria de Sócrates (que espeluznante coincidencia de nombres) en Portugal.

Junto a este incremento indirecto de los ingresos, tendríamos el que se vehicula a través de la declaración del IRPF de las profesionales.

Una pega administrativa estriba en buscar el código de la Cnae, que tendrá que ser de nueva creación. Mientras tanto se puede emplear el de otros servicios sanitarios, por lo del bidet, que sería de uso obligatorio, como las papeleras y los contenedores especiales para los preservativos, diafragmas y blisters de Viagra.



Hemos de añadir, además, la necesidad de crear academias y cursos de reciclaje, tanto para los clientes como para los profesionales, con el objetivo de incorporar, en un breve período de tiempo, alguna norma tipo ISO; se me ocurre la PUSH-ISO-0034; push, por lo de empujar y 34, por el prefijo de país.




El tema de las sustancias de la risa me parece algo más complejo, pero muy excitante, porque conllevaría:


  • La creación de mesas de negociación, dentro de los acuerdos comerciales mundiales.
  • La incorporación de funcionarios de la OIT, la FAO (las pirulas se comen; la coca se masca) y todas aquellas que deseen decir algo y dar de viajar a los funcis de nivel.
  • El establecimiento de cuotas para los países europeos: Todas las pirulas no pueden tener un origen holandés, así que se establecerían reglas.
  • La creación de oficinas de recaudación del impuesto especial sobre la risa y la euforia resultantes (del 28%, como mínimo), con representación por comunidades, hasta que se realicen las transferencias.
  • La creación de un organismo mundial que vele por la calidad de las materias primas y del producto intermedio y final, con sus correspondientes certificados y homologaciones. Con el tiempo serían conocidas como las PILLS, la normativa relativa a las sustancias de la risa.
  • La creación de una red de distribución especializada, al estilo de las farmacias y de programas de FP que habrán de cursar, obligatoriamente, los dependientes de los establecimientos autorizados para su venta. Se podría potenciar la aparición de franquicias, siguiendo el modelo del payaso, de Mcdonald, de tal manera que el envase de pirulas adquiridas en Hong-Kong fuera idéntico al del obtenido el Logroño. También puede dar lugar a un mercado de derivados financieros, incluso un índice Pils, que compare los precios de un gramo de cada sustancia en los distintos países.
  • La experiencia de la risa con alguna sustancia, puede extenderse a otras, con facilidad, lo que redundaría en la normalización de los poblados, suburbios y otras zonas degradadas en toda la geografía.

Con estas recaudaciones podemos obtener recursos suficientes para consolidar una economía sostenible (estos dos sectores son de crecimientos de dos dígitos durante por lo menos dos décadas, hasta la estabilización y generalización de su uso) y además incrementar el número de trabajadores con salarios dignos y de calidad.

No sé cuánto saldría de todo esto, pero sospecho que al menos 5 puntos de incremento del PIB en nuestro país, sostenido durante más de un lustro y cerca de 40.000 millones de recaudación anual. Sin mencionar el hecho de que, a diferencia de otros sectores, donde sólo los jóvenes y los que lo parecen son bienvenidos, en el mercado de la carne y de la risa, la edad no es impedimento.

De hecho, en los poblados el mandamás es octogenario, como septuagenario en la mafia. Y las madames de Meublés, por debajo de la cicuentena no son creibles. Así que por el tema cultural, íbamos a ahorrar una pastizara en prejubilaciones. Vamos por buen camino en la recuperación.



Basta con dejar los prejuicios al lado de las Sicavs; porque eliminarlas, la otra gran alternativa, no está en la agenda de nadie.

Etiquetas: , ,

1 Comments:

Blogger Thalasos said...

Hay un error en los 2,5 M de ricachos declarados. Son 250 mil, más o menos. Como no me corrige nadie, me lo ahgo yo solito. Al estilo Onan.
Saludos

10:19 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home