3 de junio de 2006

Delanteras, delanteros y forwards

Las delanteras, en algunos deportes, se caracterizan por el peso que, en conjunto, pueden llegar a alcanzar. Con la proximidad del mundial de fútbol, parece que pocos equipos acumulan kilos en los forward.

Algún que otro de más de 1'95 mts, siendo la mayor parte de ellos ágiles y con gran habilidad en las manos, perdón en los pies.

En el caso de estas delanteras, las de rugby, como estos Allblacks de Nueva Zelanda, la cintura tiende a ser rígida, las piernas gruesas, con el centro de gravedad muy próximo al suelo, buscando la potencia en la melé, esa jugada tan varonil en la que unos envaran sus cabezas entre las piernas de otros, buscando la gloria a fuerza de empuje, de kilos de potencia bruta.

En el rugby esa capacidad de combate, esa acumulación de resistencia medida en miles de libras te garantiza disponer de una gran ventaja ante equipos más ligeros, como la selección española, pongamos como ejemplo. La gente de Arquitectura de la Complutense no suele alcanzar esos volúmenes.

La segunda foto, la de la selección batasuna sorprende porque a pesar del poco peso que acumulan -salvo un par de excepciones, los delanteros del ala izquierda, Olatz y Rufino, kale borroca y eta, respectivamente- transpiran cintura rígida, un punto de gravedad excesivo y maneras abruptas.

Los gestos humanos, que caracterizan incluso a los niños ciegos, como las manos abiertas, apenas emergen en Elena, 3ª por la izquierda, señorita maestra de 51 años, sindicato LAB, más recorrido negociador, indudablemente.

El pater del grupo rol que muestra abiertamente, con ese descansar de manos en el regazo, característico de los religiosos de alcurnia: modales suaves, mano firme. El resto, denota poco relajo, pocas maneras. Será la falta de costumbre.

Claro que previo a cualquier combate, a cualquier negociación, los pusilánimes solemos mostrar nuestros peores modos, como advirtiendo que no estamos dispuestos a negociar: brazos en jarras, manos ocultas, para que nadie nos pida estrecharla, prendas ad hoc. Un tanto demudados. Transparentes en la actitud, traicionados por las maneras.

Un síntoma preocupante cuando vas a negociar es encontrarte con posturas enfrentadas en el otro lado. Jamás sabrán cuando el trato es adecuado, perfecto, para iniciados. Claro que las manos sin pistolas, sin cigarrillos, sin bolis, estorban.

Salvo que seas un Allblack. En esa circunstancia, rodeas a tus compañeros por los hombros y te dispones a jugar un partido limpio, con la confianza que inspira poder tocar a los otros, a los miembros de tu equipo.

Igual se trata de los reservas. Pues da miedo tener que educarles para negociar, digo para jugar. Y más de forwards. Faltan kilos. Y quizás modales. Quizás. A ver si les echan una mano los jesuitas.



4 Comments:

Blogger chousas said...

Se puede jugar contra equipo pero no contra un equipo que no lo es...
A ver si me explico... En la Liga los coleguillas del barrio no pueden participar. Se tiene que hacer un equipo con todas las de la ley, federarlo y tal...
Y estos señores, miembros de un partido que no existe ya (ilegalizado, pobretes, es que no hay justicia ni ná) sacan una mesa para negociar. Ajá... Hmmm... Esto... Qué de puta madre ¿no? ¿Qué hay que negociar con vosotros? ¿No iba con ETA la cosa? Entonces... ¿Estos son de ETA o no lo son? Porque entonces la ilegalización está más que justificada. Deberían ser algo consecuentes consigo mismos y ponerse la capucha y la chapela si quieren sentarse en la mesa de negociación. Sé que acostumbrados a apoyar argumentos con la pistola debe joder eso de razonar, pero...

A ver cómo acaba...

7:17 p. m.  
Anonymous Jordi Soler said...

Ya, pero esto es lo que hay, porque de lo contrario habrá que suspender el partido y volver a lo de antes... De todos modos más que con un partido de rugby a mí me gustaría compararlo con una partida de ajedrez, primero porque al menos tengo claro quién lleva las blancas y las negras, y después porque en esta negociación el Rey es el que al final acabará mandando, siempre que no lo pongan en jaque, claro.

11:57 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Siempre tiene q haber un guapo, un feo, un listo, un tonto y un guay en todos los grupos. Pongamos q hablamos de un grupo de amiguetes q se han puesto por nombre de ^guerra^ EspaÑa. El feo es zapatero, de profesion, el listo es cataluÑa. El guapo el q siempre esta en el centro. El tonto...cualquiera de nosotros y el guay, el q tiene q destacar como sea, el q tiene ese profundo miedo a no ser alguien respetado, aquel para el a no existen reglas y el q cuando alcance la cordura se percatara de q el daÑo q hace le volvera por triplicado, es ese grupillo, q mira q tiene un nombre feo: basuruna. Pero a q el guay al final se vuelve un tio de puta madre...eh??? Podemos esperar....estamos esperando amigo

9:35 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Muchas gracias por los comentarios, y mil disculpas por ser tan desconsiderado, contestandolos "años después".
Anoche, escuchando la radio, oí a Jose Antonio Labordeta -que se define a sí mismo como ácrata-burgués- diciendo que el actual presidente hacía una política de izquierdas frente a la que había caracterizado a Felipe, más centralista -según él- porque buscaba la consolidación de un estado más federal.
Ni pongo, ni quito en sus manifestaciones. Solo añadir que dentro de las nuevas segmentaciones de marketing hay una, la de bobo, Bohemian Bourges. Quizás es a lo que se refiere el diputado juglar. Extraños romanos los vascos.
Gracias por los comentarios.

2:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home