17 de septiembre de 2006

Atractivo, Interesante, Competitivo, pero ¿Me vas a pagar bien o no?

Tres meses en el desempleo no es mucho tiempo.
De hecho, apenas una excedencia de lujo. Porque entre la prestación contributiva o paro y la liquidación de 20 días por año, cada mes encuentro más dinero en mi bolsillo del que obtendría trabajando. ¡JEJEJEJE! No puedo evitarlo. Perdón.

Claro que lo bueno si breve, dicen los que saben de no se qué falacia, dos veces bueno. Chorradas. Lo bueno, si es eterno, mejor.

No quería hacerles caso a esos aguafiestas. Pero he insistido, insistido, insistido.

Como un zoquete cuyo cerebro ha sido intoxicado con el mantra de “te ganarás el pan con el sudor de tu frente”, en lugar de "con el sudor del de enfrente". Pena de humanismo adquirido tras décadas de educación y presión social. Pienso como un octogenario. Bueno, sólo a veces. Así que 55 currículos después, incompletos e irreconocibles para mi (¿Alguien se reconoce en uno de esos resúmenes laborales-educativos repletos de lugares comunes y vacíos de contenido?) y tres miserables entrevistas de tensión (que se pueden meter la tensión por donde yo les diga) me han llevado de vuelta al redil.

Mañana, lunes, inicio un nuevo periplo. A prueba, casi en prácticas, integrado en una de esas organizaciones de talante innovador y múltiples oportunidades. A partir de enero todo podría mejorar. Eso me han dicho. Bueno, el excepticismo no es incompatible con el optimismo, de hecho es su causa. Una persona mantiene su optimismo cuando duda de la exactitud, tanto de las buenas como de las malas noticias, pero no del mensajero. Thalasos dixit.

Bueno, pues mañana toca corbata, chaqueta, sonrisa, avena y polen en el desayuno, afeitado y ducha, obligatoriedad de “poner un huevo” antes de salir del domicilio –no vayan a considerar que a las 10 de la mañana me escaqueo, cuando en realidad estaría empollando una criatura en el servicio de mi propio sexo (sólo se comparte el servicio en las series USAmericanas, en nuestro país eso no se estila)-.

Sonreiré a todos y a todas, me dejaré adocenar y dedicaré la mañana a comprender las reglas ocultas del juego, esas que no me dirán abiertamente, pero que siempre existen. Porque las empresas, que se parecen unas a otras muchísimo, tienen perfumes distintos. Un pastor alemán, un sabueso, podrían identificarlos fácilmente. A mi me cuesta mucho más. Mis conexiones nerviosas olfativas son del tipo fútbol en patio de colegio, comparadas con las de un can de primera división. Por pequeño que sea. Y si es un perro salchicha, un dachshund, sus facultades olfativas serán kilométricas. Como su cuerpo.

En esta búsqueda serendípica y apenas estructurada de empleo, exxxcitante, sobre todo para alguien -para mi- que ha rebasado el límite de la edad prudente, según dice Tom Peters, cuesta muchísimo distinguir los olores. Quiero decir que, en realidad, casi todos los anuncios desprendían el mismo tufillo. Me estaré haciendo mayor.

Es el caso de los requisitos, tan estragantes como imposibles de cumplir. Todos desean que colabores, que tengas iniciativa, que trabajes en equipo, que brilles con luz propia, que el afán de superación corra por tus venas y que te empalmes por el hecho de que la compañía dispone de miles de trabajadores en todo el mundo y el presidente gana cantidades obscenas de dinero en un negocio piramidal vergonzoso.

Es estúpido. Como si el que contrata no comociera a los humanos o, peor aún, él mismo no lo fuera. En Psicología, cuando se entrena a una paloma, por ejemplo, se tiene en cuenta que reacciona a los estímulos visuales. Y que una rata es más gustativa y táctil.

Así que, básicamente, se les recompensa en función de sus preferencias o limitaciones y no en función de los deseos o intereses del investigador.

O sea que motivar a un humano por los logros del presidente y de los empleados de Nueva York es, basicamente, como enseñar a la paloma con el programa de la rata.
No funciona. La paloma ve. La rata "nota". Dinero tirado. Estulticia. Salvo que al compañía esté llena de ratas dispuestas a alimentarse de las inocentes palomas...

Por ejemplo: Comercial Administrativo. Para mi que quien solicita este perfil está literalmente chocho. Porque, desde los perfiles de personalidad hasta los requisitos aptitudinales son dispares. Dos de los puestos más incompatibles del mundo. A uno le pagan en fijo y poquito, normalmente; al otro en variable y por objetivos, hasta un límite más bien alto (teórico, claro). Uno sedentario y reflexivo. El otro ladilla buscavidas y verborreico. Es como solicitar un cantante para banda post killer punk trash guitar, con formación académica en música coral.

Bueno, ya sé que los anuncios publicados en prensa son caros y el espacio que ofrecen limitado. Pero esas limitaciones no se le imponen al lenguaje. En el caso de la retribución ofertada, la falta de ideas es más exasperante. Sobre 100 anuncios de dos diarios de tirada nacional, tan sólo dos publican el montante económico real. En el resto de ellos, te toca averiguar qué se esconde tras las expresiones:

Retribución competitiva. Significa que en cualquier empresa similar ganarás más o menos lo mismo. Ni están en el límite inferior, ni darás saltos de alegría con la oferta. Es una expresión harto frecuente en empresas "de nivel", que no quieren que seas mediocre ni mediano, sino que demandan una persona excepcional?! Pero pagan así así. No, negros no suelen contratar.

Retribución atractiva. No significa nada. El atractivo es subjetivo.

Interesantes condiciones económicas. Una mierda de condiciones. Te lo digo en serio. O sea, que me lo digo en serio, antes siquiera de intentarlo. En negociación hay dos expresiones para cazar al mentiroso de enfrente. Bueno, tres: "Lo que le ofrezco es interesante. Lo que le ofrezco es atractivo. Lo que le ofrezco es razonable". Cuando escuches alguna de las tres, que sepas que debajo de ellas no hay nada para ti. Y el ganador se lo lleva todo.

Altas bonificaciones. Las vas a pasar putas para conseguirlas. El dinero se encuentra en el último tramo de los objetivos, por encima del 95% de consecución. Para cuando estés a punto de conseguirlo, te pondrán el contador a cero. Además suelen pagarse anualmente. El regimen etíope en las comidas me permitirá llegar a enero o febrero, que es cuando "me liquidarán" las altas boni's.

Elevados ingresos. Casi todo es variable. Si consigues algo al principio, cosa bastante improbable, te lo abonaré trimestralmente. Ve pidiendo un crédito al 25% para cubrir tus gastos entretanto, piltrafilla.

Interesante progresión salarial. Hasta dentro de tres años, por lo menos, te vas a tener que traer de casa el bocata del almuerzo, porque no vas a cobrar.

Acorde a la valía. Bueno, el alquiler de un útero joven para incubar el cigoto de otros se cotiza a 12.000€. Claro que las formas de Lucía la Piedra y las de Rocco Sigfreddi tienen una cotización más elevada. ¿Tienes tú las piernas de Ronaldo, la nariz de Cirano, los ojos de Paulina Rubio, el trasero de gilo, JL, las caderas de Salma, los pectorales de Ljungberg, los dientes de un Mapuche? Difícil calcular la valía.

Algunas ofertas optan por no incluir detalle alguno. Saben que no ofrecen nada, así que ni se esfuerzan en ocultarlo.

Otras, las redactadas por personas en el límite de la idiocia, incluyen como aditamentos:

  • Condiciones contractuales a convenir.
  • Contrato laboral y alta en seguridad social.

Bueno, las condiciones contractuales están delimitadas por ley, así que poco tienen donde elegir. Esto no es Bombay, India, ni tampoco Paris, Texas.

Respecto de la Seguridad Social, es obligatoria para todos los trabajadores, incluidos los empresarios individuales, autónomos y ejecutivos de empresa. Eso lo tiene que pagar todo el mundo. No es una ventaja, es una condición. Incluso ¡los escritores! están obligados a cotizar. Si quieres trabajar, te has de dar de alta. Si quieres que trabajen para ti, les has de dar de alta. Punto.

Así que me he quedado sin comprender los anuncios. Y mira que me jode. Porque es fácil redactar con claridad. Claro que tienen tan poco que ofrecer que consideran un éxito poder ofertar dos semanas más de baja por maternidad. Inconcebible. ¡Si lo que necesito es gente que trabaje! Cómo se me ocurre pensar que ese tipo de prestación es valiosa para el negocio. Un poco de lucidez les llevaría a comprometer a las madres y a los padres, por ejemplo, a trabajar desde casa durante unas horas al día o a la semana. Menos que durante otro tiempo, pero algunas al día. Porque el biberón, salvo al principio, no impide... Bueno, a mi no me importa cómo deban cuidar a sus "mejores trabajadores". Como si les cubren las gestiones en hacienda o en la tintorería con un exclavo por horas. Parecen membrillos. Juego entre membrillos.

Yo redactaría un anuncio, empezando por lo que te pago y lo que me cuestas, continuando por lo que quiero que hagas y cómo te voy a ayudar para que aprendas a hacerlo, hablándote de cómo de exigentes y cabrones somos los que te rodearemos en el tajo, colocando una foto del lugar de trabajo (no ventana, no despacho, moqueta, el water de empleados "de la tercera planta", la máquina de café, la luz artificial, en fin lo que de veras interesa que conozcas desde el principio), narrándote las dificultades y animándote a venir porque... en casa no haces nada. Y nosotros te necesitamos. Un día de estos voy a simularlo. Seguro que no me faltan candidatas, ni candidatos.

La idiocia no se hereda, sino que se adquiere en las multinacionales. En el taller es harto más difícil. Como no se puede explotar a los asiáticos desde "Taller Herederos de Bartolo. Mecánica en General." sino desde las Blue Chips que cotizan en Bolsa...

Pero tengo un curro. Y estoy emocionado. De verdad. ¿Quién dijo que la edad era un criterio objetivo para echar a la gente del trabajo? ¿Para contratarles? Ah, sí, un sindicalista de Televisión Española en connivencia con los abogados y Tom Peters en su libro Talento.



Los extremos se tocan. La madre que los parió a ambos. Lo preocupante es que encima generan opinión. Así se impone el pensamiento único, por lo que los anuncios no hay quien los lea. Otro de esos gurús que triunfan con sus libros de recetas opina lo contrario. No cree que la edad sea un argumento objetivo. Al menos, en la página 80 del libro -escondidillo y tal, casi con verguenza-.

Bueno, si en estos y otros detalles consiste el talento o lo que quede de él en el mundo, tendré oportunidades para buscarme la vida hasta los 275 años, cuando menos.

Pues como la edad se mide exactamente en el carpo, en la muñeca, pueden medirla mientras les hacemos un corte de mangas estilo trash punk.

4 Comments:

Anonymous María said...

Los anuncios son pequeñitos y dan todos poca información, pero son todos así y también es verdad que esconden más información de la que dan. ¿por qué? no sé responder a la pregunta. Espero que hayas empezado bien en tu nuevo trabajo, que te guste y que tengas suerte que siempre hace falta. Besos

11:24 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Muchas gracias por el buen karma. Un "que tengas suerte" jamás estorba.
Y salvo que negociaré mis condiciones allá por enero y que tendré que hacer números y escenarios para ver cómo va a ir mi "cuenta personal de explotación", el trabajo es de fábula, porque a mi me gusta la consultoría y llevo en ese tema 15 añitos.
Un besote, María.

9:56 p. m.  
Anonymous la julia said...

Olé! Enhorabuena majete, y bienvenido de nuevo a la berbena. Compren sus tickets que el carrusel va a comenzar a dar vueltas de nuevo (y suena la sirena).

Cachondeos y jodiendas a parte, acabo de leer tu blog y me ha encantado saber que de nuevo estás vendiendo parte de tu vida para sentirte mejor (sobre todo en la barriguilla cada vez que le echas uno de esos filetillos de carne cruda de los que te gustan y que gracias a tu generosidad genuina, conocí (carpaccio del rico)).

Que disfrutes de tu nueva aventura!!

Un besazo desde este Marbach anocheciente!

7:52 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Wie geths, Julia?
Ich habe gerade noch fertig meine Englisch Unterrecht. Am Samnstag morgen, von 10 bis 12, jedes wochenende.
And surprissing I've got a comment from you. Nice, amazing and amusing. The way my cousin is. Cause you are him. Isn't you?
El otro día estuve viendo PlayTime, de Jacques Tati y tiene una escena en la que se produce un Stau alrededor de una plaza. Un tiovivo auténtico, cuando lo enfoca desde las alturas.
Bueno, wann rufst du mich an? Komnst du nach Madrid bald? Mich informieren.
Un abrazo, Deutscher Mann

12:28 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home