26 de enero de 2007

Esto no es pan amb tomaca pa amb tomaquet

Respondiendo al comentario que me han dejado en un post anterior, sobre recetas y chistes, que resultó ser spam (¡mira de donde viene al inspirción a veces!), invierto una horita de mi tiempo en esta receta mundial. Pan amb tomaca. Que la disfrutes.

1. Aprovechando las rebaixas, adquiera un Combi, una de esas neveras "nooormes" que facilitan la conservación de comestibles vegetales, animales y de origen desconocido.

2. Persuada a la vendedora para que se la transporten hasta su domicilio aunque estén en rebajas. Si no es de los afortunados que poseen uno, convenza a sus padres, hermanos, jefe en la subcontrata que o tomador de riesgos que conozca (¿quién conoce a un tomador de riesgos?), para instalarla en la vivienda de alguno de los anteriores. Los metros inútiles de pasillo le servirán.

3. Acérquese a una entidad financiera y obtenga un CrediFácil al 29%, "ma o meno".

4. Aproveche el lunes que tenga libre tras el fin de semana trabajando en las cocheras de mantenimiento del metropolitano, en el restaurante de su tío, en la puerta de la hermita -en calidad de pobre con plaza fija-, donde sea pretermileurista y adquiera unos tomates de excelente y madura presencia en el mercado de La Boquería.

5. Deje de insistir en el puesto de frutas y verduras, haga caso al vendedor y cambie de acera. Diríjase al área de pernil y adquiera 17 gramos de jamón extra morrocotudo marca "cuatro bellotas y un fandango", a *********** euros PVP, al corte. Si le han pesado unos gramos de más, no se deprima. Pida que se los guarden hasta la hora de la comida.

6. Camine deprisa hasta la oficina de Credifácil y amplíe el crédito. No olvide cambiar el plazo de amortización.

7. Vuelva a La Boquería. Pague el jamón, salga de allí y vuelva al barrio en el autobús municipal. O en el comunitario. La propiedad pública cambia tan deprisa de manos, que ya no lo sé.

8. Al llegar al domicilio donde tenga el frigorífico combi, deposite en el cajón de las verduras los tomates. Haga tiempo, hablando con su benefactor, el que le ha dejado el piso para el frigorífico, de las bondades del mismo, que no hace escarcha, que consume menos electricidad que el marcapasos del abuelo, que se cierra sólo, que le avisa cuando los yogures se han pasado de su ciclo natural de existencia...

9. Ponga a trabajar a su amígdala cerebral e irrítese una miaja por su lapsus de memoria. Aproveche, entre la confusión de emociones que afloran en su cabeza y preguntele al contertulio: ¿Tienes pan de hogaza? ¿Aceite? ¿Un ajo?

10. Dibuje un pequeño esquema para la toma de decisiones y resuelva la situación. Utilice sus conocimientos de ESO /EGB inacabada o busque en el ordenador de su buen samaritano el sistema toma de decisiones de Kepner-Tregoe. Teclee en el buscador. Otros sistemas también sirven, pero corre el riesgo de que durante la búsqueda los tomates se enfríen demasiado y arruinen la receta.

11. Localizados los ingredientes ausentes, pasemos al recuento: Jamón o pernil de buena calidad, tomates maduros y fresquitos, pan de tosta, ajo y aceite de oliva de Lleida. Todo OK.

Receta del Pan amb tomaca Pa amb Tomaquet:


- Limpie los tomates. Debajo del grifo no, animal, con un frutero de dos litros de capacidad será suficiente. El agua podrá aprovecharla con posterioridad para regar las plantas,fregar el suelo o baldear la acera.

- Séquese las manos, si pretende pelar los ajos.

- Pele el ajo y córtelo por el eje central, en un corte sagital. Con un corte y un sólo ajo diseccionado será suficiente

- Saque el pernil de su envoltorio y separe los 17 gramos cortados en lonchas, con una pinza de depilar cejas.

- Busque el tostador. Enchúfelo.

- Corte rebanadas de pan. Esa, tan gorda, no va a entrar por la boca del tostador. Corte otra. Esa está bien. Sea optimista, pero tenga en cuenta la cantidad de jamón. Deje que su cerebro calcule en metros cuadrados de superficie. Lo hace muy bien en modo automático. En serio.

- Tueste el pan. Aproveche este tiempo para separar el plástico del papel donde le han envuelto los ingredientes y reciclar la basura no orgánica. Gaia se lo agradece.

- Ahora, a comer:

-Una vez se haya quemado los dedos con la tostada, recójala del suelo, coloquela sobre un plato, meta los dedos en el agua fría del frutero de lavar los tomates y séqueselos después.

- Unte la rebanada con ajo. No frote demasiado o la miga se desprenderá de la corteza -qué gore suena esto-.

- Rocíe de aceite con generosidad. Es el de su samaritano. No ceda al sentimiento de culpa. Un poquito más. Así.

- Frote medio tomate sobre la tostada, comenzando por el extemo más alejado a su mano, de fuera adentro si no quiere darle la razón a Peter y que la tostada acabe en el suelo por el lado del aceite. Use el otro medio tomate, para acabar de pintar de rojo la tostada. Dese prisa; si el pan se enfría, la receta pierde mucho.

- Extienda el jamón sobre la untuosa rebanada.

- Buen provecho.

Etiquetas:

2 Comments:

Anonymous Medea said...

Jajajajaj que bueno Thalas! Te has lucido, desde luego...

Por cierto, es "pa amb tomaquet" (hable usté con propieté)

Un abrazo.

5:06 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Tanto ingles, tanto alemán y tanta host... y cometo errores de pardillo con las lenguas próximas. ¡Seré membrillo!
Ipso Facto corrijo la entrada.
Muchas gracias, Medea.

10:26 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home