3 de enero de 2007

I'd rather prefer to skip. Aunque mejor aún, las pellas consentidas.

0

Las tardes sorpresa, como las pellas en el Insti o en la Uni, son uno de los referentes del placer.

Y hoy me ha tocado una de ellas. Tanta gente a esas horas de la mañana en el "laboro" me parecía anómalo. Pero es que disfrutamos de jornada con pellas vespertinas. Y yo sin saberlo.

Puro placer.

Debe ser uno de los motivos por los que cerca de 4.000 personas se han apuntado a una Opo a la Comunidad Extremeña, de Aux. de no se qué.

La jornada continua, con pellas incluídas, casi garantizada. El salario. Bueno, sabiendo que es el mismo prácticamente, que el de hace 10 años, ¡qué más da el salario!

Por el contrario, apenas lo han hecho 37 personas a un curro como secre bilingüe de Presidencia Multinacional, en Tres Cantos. Horario 9 a 19, con dos horas tontas para almorzar.

La curva de la normalidad del sentido común tiene su media cada vez más desplazada a la derecha, más alta, quiero escribir, que no más rancia.

Así que he aprovechado el momentum de la pella donada para saborear un bocata a la antigua, en un bar tradicional, de los que huelen a sudor y chorizo, de los que el bocata te lo sitúan delante de la cara con las dos rebanadas bocarriba y el contenido visible. Sin truco.

Acompañado de una cerveza y una revista, Emprendedores, donde uno de los artículos mencionaba las caricias como novedad de gurú y otro el worklove como la clave de la sabiduría espiritual de los trabajadores del conocimiento. Los del Control+Alt+Sup y barra invertida o slash+ampersand y acute. Pena de lenguaje.

Entretanto, el camarero iba y venía con cajas destempladas, advirtiendo a los presuntos bogavantes, viandantes, con perdón, que se abstuvieran de solicitar cualquier alimento de los anunciados, salvo los de charcutería, porque:

-Das Küchen es ist geschlossen.

Que no lo ha dicho de tan buenas maneras, pero que ha quedado casi igual porque nadie comprendía la actitud que acompañaba a la advertencia.

Las caricias
, como las pellas, se desarrollan en un entorno tipo microclima. Y los trabajos tradicionales, con ser mayoritarios, no lo producen. Un microclima demanda de otras variables.

- Sólo hay para comer charcutería.

- Pero, ¿podemos pasar a las mesas del fondo?

- Como poder, pueden, pero están todas llenas.

Se marcharon. No, no apedrearon la puerta con algún cascote de la T4 de Barajas, porque ya casi no quedan. O porque no disponían de uno como recuerdo de su paso por Madrid.

- ¡Perdone! Que si me cobra y que si la media lubina me la envuelve para llevar. Que es que me ha dicho Toñi que prefiere comérsela luego y...

- Pues es que yo desde la barra no llego con los brazos a la mesa. Cuando venga el camarero se lo diga.

- ¡Señor! ¿Me da un café sólo y me cobra cuando pueda?

- Así da gusto, responde, dándose la vuenta como si una pluma acabara de acariciarle la nuca. O una mano.

- Parece que baja la actividad.

- Con todos estos, ¡menos mal! Porque vaya gentuza.

- Es que vendrán de ahí enfrente [un hospital] la mayoría y claro.

- ¡Ya! Pero es que yo no les he metido al familiar ahí adentro. Que me tiro 11 horas aquí dentro cada día y encima no me lo pagan.

Primero son las pellas. Luego las caricias. De la pasta, no me hables hoy.

El worklove es un concepto que no acabo de entender. Al menos en la mayoría de los entornos que conozco es difícil que sobreviva. Mejor, las pellas. El skipping. Dónde va a parar.

Etiquetas: ,

1 Comments:

Blogger Charles de Batz said...

Digo yo que eso de las pellas, vulgo escaqueo, es algo que debería estar subvencionado por las Concejalias y/o Departamentos de Cultura y Deporte correspondientes, y ante la proximidad de elecciones, incluso se podrían adecuar locales para que el "sportman pellero" no sufra las incomodidades de las que hablas...

De eso del Worklove no tenía ni idea, así que corro a leer el link que dejas, aunque así, a primera vista, a uno le suena a algo que -por poder leerse esto en horario infantil- no va a decir.

De cualquie manera, que tengas un buen 2007 y gracias por tu visita.

Salud y Fraternidad

7:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home