19 de noviembre de 2006

Millones y la lechera

- ¿Y tú qué harías con los 180 millones del euromillón?

La pregunta que nos hicimos la motivó el reportero televisivo que inquiría a cualquiera con aspecto de trabajador o estudiante o ama de casa que se pusiera a tiro en la calle.

- Pues me compraría la presidencia de Médecins Sans Frontier.

- No te iban a dejar. Además, ¿Qué respuesta es esa? El mecánico ha dicho que les enviaría a sus compañeros fotos suyas desde una playa exótica, con un mojito en la mano, el jubilado que es demasiado dinero, otro que no lo sabe aún y tú saltas con esa bobada.

- Pues lo tengo muy claro. Me compraba la presidencia, liberaba un 5% anual para proyectos en la calle, con transeúntes y otro 5% para proyectos en Corea del Norte.

- O sea que la Presidencia te durará 10 años.

- Menos, porque en dos "legislaturas" tendría que cambiar. Luego me quedaría de asesor, pagándome mi propio sueldo. Pero como autónomo, sin cotizar ni nada de eso. Fijaría mi residencia en París y los fines de semana disfrutaría de los fuegos artificiales de la quema de vehículos.

- Pues vaya un uso más idiota del dinero.

- El dinero ya no se acabaría. Lo invertiría.

- En qué, ¿en un plan de pensiones?

- No, diversificaría las inversiones. Un 5% para operar en Hedge Funds y otro 5% en Bolsa.

- Tienes que pensar aún en qué hacer con el 80%, los 24.000 millones.

- Un 10% a investigación en genéricos para las enfermedades endémicas. Lo invertiría en India, en dos laboratorios de allí.

- Te estás metiendo en un barrizal, ¿no?

- Diversificar, esa es la cuestión a la hora de tratar con el riesgo. Además que habría personas dispuestas a asesorarme.

-Yo misma. Puedes coger tu dinero y regalarlo, directamente. Sin tanto rollo de inversiones.

- ¿Regalarlo? ¿Quieres decir darle 100 € a cada una de las personas que me envíen un e-mail, a los que se presenten entre las 9 y las 14:00 en un hotel o a los que me hagan reir por televisión, en un programa patrocinado por mi?

- La idea del programa es cojonuda. Uno de humor, que te costará 100.000 € la emisión y otros tantos en premios. Estaría guay.

- Cincuenta mil, que si no se me termina el dinero rápido.

- Yo me refería a que podías regalarlo a pobres, por ejemplo con 100.000 € por vagabundo, si hay 30.000 en España... creo que se me han ido los ceros. Habría que regalarles menos a cada uno.

- No, está bien. Eso es apenas el 10% del premio.

- ¿Sólo?

- Claro, un 3 y 9 ceros, 3.000.000.000. Pero el premio contiene un cero más, a la derecha. 30.000.000.000.

- Ya, pero en pesetas. En euros sólo 180.000.000

- Bueno, entonces a cada vagabundo o transeúnte lo que tenemos es que darles son 600€. Mejor que se constituyan en asociación, contraten un corredor de bolsa e inviertan ellos en futuros.

- ¿De dónde sacas esa idea?

- Me han dejado un libro que se llama cambio de vida o cambiar de vida y que habla de ésto, de invertir en futuros. Dice que se puede ganar mucho dinero, jugando a corto o a largo. A que baja o a que sube. Pero jugando bien.

- Eso será como las mil formas de ganar a la ruleta.

- Será. Pero lo que dice es que si te defiendes en las inversiones, poniendo un límite a la posible pérdida, al final te irá bien.

- ¿Y lo cuenta en un libro? Pues no será tan rico.

- Además imparte cursos para enseñar su método.

- Tú no te meterás ahí con el dinero de los pobres vagabundos. ¡Sería el colmo! Que anden muertos de hambre y encima se jueguen lo poco que tengan. Ya veo la noticia: "Manuel el paleta cambia el cartón del frigorífico Kelvinator no frodge, de 190 cms. de altura por un adosado en San Chinarro, junto a la ciudad del Santander"

- No sería tan malo. Al fin y al cabo, los que más consumen son los que menos tienen. Los ricos consumen menos, proporcionalmente.

-Sí, claro. Porque cada vez que tienen que cambiar dinero lo hacen de millón en millón. Los pobres de billete de 20€ en billete de 20€.

- Pues yo conocí a un cocinero que todos los días jugaba en el bingo 10 € y al final del período ganaba dinero.

- Al final de qué período.

- Mes a mes. Siempre le salía el saldo positivo. Así que debe tener su lógica. Aunque no la conozcamos.

- Bueno, ¿has comprado la apuesta para el euromillón?

- La verdad es que se me ha olvidado.

- Otra vez será.

- Sí, la Presidencia tendrá que esperar.

1 Comments:

Blogger Moai said...

Amigo, a mí tb me gusta tu blo, es tan... no negro, jeje. Por cierto, la historia de la médico (lo de vampira me gusta, viene muuuuy a cuento) es real, adaptada, pero real. Mala, mala...

8:29 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home