8 de junio de 2007

Un día en las carreras


Casualidad, mera coincidencia.
Apenas termino la nota anterior sobre mi querida tendera china, me cae llovido del cielo esto.
La cara ¿oculta? del planeta.
Un hermoso evento que tendrá lugar en las carreras.
Los chistes en los comentarios, por favor.
A Fernando Savater, entusiasta de los caballos, le encantaría haberlo recibido.
Incluso a mi mamá, que una vez en los 60 tuvo la oportunidad de ir. ¿O fue a los toros? No lo recuerdo.
Me inquieta la expresión: traje cocktail floreado. Voy a recortar las cortinas de cretona y a hacerle un echarpe a mi pareja. Y me voy a tomar unos margaritas y a vomitarle el vestido de cretona. El mismo día 21. Que no se diga. La norma está para cumplirla.

Ahora que un traje blanco, para mi. ¿Dónde encuentro uno de esos jamesbondistas a precio Zara?

Porque el idem de la entrada, me ha derretido las meninges. 95 pavos. Con acceso al green pass.

¿A la hierba? Seguro que nos llenamos los pies y los calcetines de bosta. Y bouffet. ¡Jo peta!

Entre binoculares, ropas, entradas y unas nuevas cortinas para sustituir las que habré destrozado, me acerco a los 800 pavos. Y eso que aún no he calculado el precio del alquiler del cabrio... con chófer. Como no conduzco. ¿Será cierto que la buena vida es cara? ¿O que los caballos se alimentan de bouffet?
Voy a colgar otra vez las cortinas. Me da naúseas el olor de los caballos. De las cuadras con caballos. Eso.

Etiquetas: , , ,

2 Comments:

Anonymous Medea said...

:D!!! Me has recordado a la famosa escena de Pretty Woman, ya sabes lo que tiene que vestir tu señora esposa...

10:04 a. m.  
Anonymous EL Tato said...

Lo de las carreras engancha, aunque podríamos hacer un cursillo de horterdas en las inglaterras, que las haría aún más vistosas.

11:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home