20 de diciembre de 2005

Sanidad privada, condones públicos.


El académico Ansón, director del diario la razon quiere privatizar la sanidad pública. (Editorial del 19-12-2oo5)

Considera que en la gestión pública hay mucho despilfarro y que al ser el político ave migratoria de paso por la Consejería o por el Ministerio, no le duelen prendas en gastar lo que no es suyo. Por lo que el despilfarro se consolida, se vuelve endémico.

Pone como ejemplo de lo que afirma que las televisiones privadas han conseguido el liderazgo y además jugosos beneficios en este ejercicio –bueno, A3 hizo una buena limpieza de personal en 2004 y en tiempos mantuvo buenas relaciones con telefónica, que yo recuerde-. Sobre Berlusconi, no me pronuncio. Le conocen en toda Europa.

El ejemplo de lo bien que le va a la tv privada frente a la pública, con 9.000 trabajadores -repartidos por todas las autonomías- y que emite programas de productoras ajenas al ente público y en manos privadas que se alimentan de los impuestos -que le cobran a TVE aunque usen sus medios-, quizás sea algo extemporáneo.
Comparar sus resultados con la Sanidad Pública es rebuscado.

Cuando se apuesta por la privatización, entiendo que se deben comparar elementos similares. De lo contrario, podríamos, desde otra óptica, abogar por la no privatización de lo enjundioso, que ha sido, hasta donde alcanzan mis meninges, la parte del león de ese movimiento. Lo bueno para el capital y el resto a Hacienda.

Como ejemplo, la minería del carbón, donde Hunosa quedó en manos del estado, mientras se privatizaron otras minas leonesas más interesantes para el capital privado. O Ensidesa, que se privatizó con 7000 trabajadores, aproximadamente, pasando otros 21.000 –en diversos años- a depender, de alguna forma, del erario público. Por no hablar de operaciones más arbitrarias.

La Sanidad de aquí está considerada la tercera del mundo, detrás de otras dos europeas. La de USA, privada, no aparece tan por la estratosfera.
Anda algo pachucha. Allí, en el país más admirado del mundo –lo dicen las encuestas- tienen una mezcla de sistemas privados que derivan con regularidad al sistema público a todos aquellos que pierden la condición de privilegiados –unos 12.000 $ anuales te costaría un buen seguro médico allí-. No job, no health. Si no trabajo, no salud. Al sistema público. Salud, pero condicionada a que el hospital te quiera atender. Y muchos de ellos no quieren. Desde luego no los que visitan los famosos.
En un artículo de enero de 2005, titulado Intensive Care for MedicAid -hay que darse de alta, pero es gratis- el sistema al que se acoge un 15% de los estadounidenses, la firma de consultoría cataloga al sistema de salud americano como ineficiente. Y vaticina que irá a más. De hecho, una parte del sistema –la dedicada a los 40 millones de habitantes que se encuentran en el umbral de la pobreza en el país de las oportunidades individuales- consume más recursos económicos en salud que toda Gran Bretaña.

¿Porqué? Pues básicamente porque los sistemas privados purgan sus bases de datos de los peores clientes. El sueño de una empresa es no tener impagados.

El de una aseguradora, ni siniestros ni enfermos. Como el principio es optimizar la inversión -ya lo decía el cubano que fue presidente de cocacola, si no hay rentabilidad superior a la de una cuenta a plazo fijo o un fondo de bajo riesgo, mejor cerramos la línea. (Goizueta, citado por Shlomo Maital en Ten economics Tools. Un libro demasiado antiguo, para buscar su referencia.)

El gasto en salud por habitante en 2002 [datos de la OMS] era de 5,274 en USA y de 1,690 en España. Y la esperanza de vida al nacer, en el mismo año, tres años y poco superior la de aquí a la de allí. No parece que lo hagamos tan mal.

Algunas medidas que sugieren desde la firma de consultoría en su artículo son conocidas por aquí también:

  • Prescripción de todos los fármacos. Algo que se aplica en Euskadi con más rigor que en Madrid, por ejemplo -Esperanza, esperanza...

  • Conocimiento por parte de los profesionales de la eficacia de cada principio activo.

  • Apuesta por el genérico frente a la marca.

  • Cobrar algo por cada uso del servicio. Esta aún no la conocemos. Todo se andará.


De todas formas, como de esto tampoco sé nada, sino que actúo como cualquier diletante que se precie de serlo, sólo me centro en rechazar la fórmula del académico que habla de privatizar la Sanidad porque a las televisiones privadas les va bien.

Podía haber comparado los resultados de las firmas aseguradoras privadas, descontando lo que les transfiere el Estado, las enfermedades de origen genético que rechazan o el diferencial en primas entre hombres, mujeres, niños y edades, con los de la pública. Porque la sanidad, igual que la educación son universales. Al menos aquí. La tele es otra ensalada.

Lo de gratuita, vamos a hablarlo, porque cada empresa cotiza del orden del 40% del salario que paga, y cada trabajador otra parte generosa también, dependiente, en porcentaje, de sus ingresos.

Quizás sea esta la parte del pastel al que quieran acceder los amigos del académico. Bueno, ya se llevan algo las Mutuas. ¡Ah! Que no son privadas. Ya.

Claro que termina diciendo en su artículo que privada pero no mucho. “Sin entregarse a la privada sin límites ni controles[sic]”.

Hace unos años hubo un escándalo político en Alemania con motivo de… Cuando el ministro compareció en el Parlamento aceptó las acusaciones, pero viniendo a decir, que se había incumplido la ley “sólo un poquito”.

La parte contraria, a la hora de la réplica lanzó el siguiente exabrupto:-Eso, señor ministro, sería como si al llegar a casa, su hija adolescente le comunicara “papá, que estoy embarazada, pero sólo un poquito”.

Quizás haya problemas con el entramado público. Seguro que los hay, venga.

Pero privatizar todo es peligroso. Sobre todo porque los noruegos y otros europeos no sabrían dónde ir a tratarse de algunas enfermedades, como vienen haciendo con regularidad.

El tercer sistema sanitario del mundo. Negocio a la vista. Y condones públicos para los adolescentes, ya, que si no Ansón, digo, el ministro alemán, se cabrea.

7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

disculpa, ayer crei haber leido sobre tortugas X, la política en Chile, la nieve que mata tortugas, las yuntas y los cuñados, mi problema es salud, sabes, pero los contadores vinieron al mundo para joder todo, incluso la lógica, ya los números los trastocan, 9002, para ellos es 9003, y así por ejemplo, solo piensan en el valor agregado y se olvidan que existen azules y amarillos...he de precisar un doctor llavero que me conduzca porque yo solo tengo preguntas, soy griega, sabes, ha de ser herencia y tengo 104 años , es otra dificultad. Gracias, de cualquier modo, es el año del perro de repente por arte de Merlín
todos se transforman aparece algún caballo para lleverme en su grupa y recupero mi politica chilena perdida, muerta en la incertidumbre del frío hospital público de mi país.....debo cuidarme de los lobos....nunca los reconozco cuando se transforman en perros.... Tendré que esperar por un zorro????

9:20 a. m.  
Blogger Thalasos said...

Bonito acróstico.
Lástima que se me resista como un Sudoku Samurai.
Otra vez será.

2:21 p. m.  
Blogger chousas said...

Privatizar... uno de los mandamientos de la nueva religión del Dios Mercado XD
Un servidor, que trabaja para una subcontrata de una de las empresas privadas que se repartieron el pastel de las comunicaciones dice que... tachannnn lo de menos inficiencia no sé donde coño lo verán, será haciendo contabilidad creativa XD
Y eso que las comunicaciones son otra cosa que la sanidad.
Que me den mis colas en la Seguridad Social y se metan sus sistemas privados por el orto. Cuando tuve apendicitis mi familia se hubiese arruinado de haber tenido que pagar la factura... Y ahora aquí estoy vivito y coleando, pagando esa operación y la estancia en el hospital. La mía y la de otros.
El dinero no lo es todo... Señores de la corbata y las cuentas suizas, dan ASCO, péguense un tiro cuando bajen sus acciones y sientan no haber alcanzado su tan preciado "éxito" y déjennos en paz. La Historia no se ha acabado ¿saben?
Fuera del pequeño empresario (y de estos alguno hay también que tal baila...) son todos una banda de mangantes.
Bufff me temo que hoy estoy sensible... tengo un ataque de rojería... quizá mañana compre La Razón a ver si me vuelvo un buen y ejemplar ciudadano (español, eso no hace falta ni mencionarlo :P).

1:31 a. m.  
Anonymous la innombrable said...

Y el Real Madrid... campeón de Europa, ¿no?

2:44 p. m.  
Blogger indah said...

La sanidad pública española es, en mi opinión, francamente buena. No digo que no se hayan de mejorar cosas, pero yo tengo muy claro que si necesito ser atendida urgentemente, pediría que me llevasen al Hospital de la SS más próximo. Como últimamente me han tenido medio "vigilá" :) lo puedo decir con conocimiento de causa. Si no me equivoco, he tratado durante los últimos tres o cuatro meses con un especialista, mi médico de cabecera, hmm, alguno se me olvida, y sus respectivas enfermeras. No sólo fui atendida (en una ocasión de inmediato, ¡eso se me olvidaba: urgencias!, sino que, además fueron muy educados, amabilísimos e incluso podría decir que su trato sereno y hasta cariñoso, hace que en el caso de una urgencia te sientas más tranquila y más segura.

Ah, Thalasos, que estupendo lector me has puesto :)) es genial. Me viene estupendamente para que mis pobres ojitos ya bien cansados de tanto librote, lean tus historia con mucha comodidad. ¡Gracias!

Otro "ah"... y sí, el Real Madrid campeón de Europa :)) Por supuesto que sí.

No escribo aquí las letrillas, jolines, porque suena a insulto y están los del CAC como para que se crean que les has dado motivos. Madre mía, cuando empiecen con Internet, en comparación, los de la SGAE nos van a parecer ángelitos de la guarda.

Uís, ¡me voy que tengo un "rebaño de vectores" revolucionados..!, están peor que el vestuario del Madrid, y es que no "se llevan" -dicen- con la matriz asociada... ¡qué gente!

7:33 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Le mete caña el alcalde de nueva york al señor Toussaint, el Fidalgo o el Cándido del sindicato de transportes y le contesta: "nosotros somos los que trabajamos duro. El alcalde es millonario."
Pues eso.
Muchas gracias por comentar y mejorar ésto siempre.
Felices fiestas, amigas (Chousas, que el femenino usado para las personas es un genérico, no te enfades, machote):-D

12:41 p. m.  
Blogger chousas said...

¿Enfadarme? ¿A estas alturas? XD

Me ha encantado el comentario del sindicalista neoyorquino. He estado con él en la cabeza desde que lo dijo ¡Currelas del mundo, uníos! :P

1:41 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home