3 de enero de 2006

La muerte de Charo y el dios espagueti



Una periodista cantante menciona en su columna que le gustaría saber cuántas personas asistieron a la exhumación de los restos de la vagabunda asesinada por tres fascistas en Barcelona hace apenas unos días.

Y en los comentarios la tachan de feminista y algunas sandeces por el estilo.

Al leer su columna recuerdo que dispongo de unas notas sobre el suceso porque me llamaron la atención dos noticias publicadas sobre el mismo.

En una de ellas, el defensor de los asesinos -entre ellos un menor-, empleando la estrategia del ataque como mejor defensa, amenazaba con acusar al ayuntamiento de Barna por dejar una garrafa de disolvente abandonada en la calle –dentro de una obra, en realidad- y a disposición de cualquiera. De los tres lobeznos, claro, que la confundieron con agua y decidieron regar a la mujer sin techo y prenderla como una tea, tras haberla golpeado.

También aducía la normalidad de los muchachos y el hecho de que es seguro que nunca volverán a delinquir para protestar por la negativa del juez a concederles la libertad provisional. Igualmente los efectos negativos que sobre los muchachos entrañaría el ingreso en prisión y los problemas que podría acarrear en sus estudios.

Porque, según los defensores son dos jóvenes normales con una vida normal[los dos mayores de edad].

La mujer se llamó María del Rosario Endrinal. Murió abrasada a la edad de 51 años. Su pensión alcanzaba los 480 euros que a veces le eran sustraídos por otros mendigos. Según quienes la conocían fue secretaria de lujo [sic, el pais del 23 de diciembre], tuvo una hija y vivió una temporada en Francia, pero la vida y las drogas la fueron puliendo como persona. Víctima de diversas palizas en los últimos años, su cuerpo se fue llenando de cicatrices.

Los chicos normales la incendiaron como a una tea, aunque lo niegue su abogado. Para eso le pagan, supongo. Aunque parece que es fácil matar. Sobre todo para un hombre, porque los porcentajes relativos de violencia masculina y femenina siguen muy similares a los de los años 60, al menos en nuestro país.

¿Qué es lo que siente un ser humano cuando se entera de que un vehículo en el que viajaban 5 abogados se ha precipitado por un barranco y como resultado del siniestro van a quedar atrapados sin posibilidad de actuar durante un largo período de tiempo?
Pues siente un gran alivio, claro.

Ya sabemos que el grupo tiene la capacidad de diluir la responsabilidad individual. Que es mejor, por ejemplo, que te juzgue un juez en California, normalmente, que no un tribunal popular o una tríada de magistrados. Porque es más probable que te envíe a freírte un grupo que no un individuo.

Si para los abogados habría que buscar al culpable en el tramo que va de la garrafa de disolvente y el espacio que ocupaba Charo en el cajero, para otros hay que buscarlo en el gobierno, claro y en la educación pública actual y la falta de valores cristianos, como consecuencia de la reforma de la educación.

Para el sujeto del vínculo la responsabilidad es de... Mejor echarle un vistazo. Sus argumentos son tan objetivos como la demostración de la relación entre la desaparición de los piratas y el calentamiento de la tierra que el irónico creador de la iglesia del monstruo macarrón utiliza para desenmascarar a los creacionistas del demonio. Y mi culo un futbolín y el del abogado una mesa de billar de snooker, que tiene más agujeros.
Pero el padre de una de las criaturas sabe como es el muchacho.

Mira que es difícil dar con conductas violentas protagonizadas por mujeres. Por ejemplo, solo dos terroristas palestinas en un conflicto que dura cinco décadas, oficialmente, y varios siglos en realidad.

Algunas personas lo achacan a su educación. Como si no fueran al colegio público o al instituto también, como si no hubieran visto las mismas películas que los hombres, como si no renunciaran a ser engañadas por el creacionismo inteligente y el docto B. XVI.

Otras mencionan a las hormonas como atenuante de la menor agresividad que, en general, manifiestan. Yo tengo la hipótesis de que a ellas lo que de verdad les inhibe es que están más pendientes de preservar la vida propia y la de quienes les rodean que de ser aceptadas por el grupo de violentos del lugar.

Algunos legisladores y jueces están pensando en dar respuesta a la demanda social de mano dura hacia este tipo de conductas protagonizadas por menores.
Incluso hablan de retenerlos durante tres años en centros especiales. Sobre todo se preguntan qué hacer con los delincuentes menores de 16 años.

8 Comments:

Anonymous la innombrable said...

A pesar de estar de acuerdo en lo que dices, discrepo es esa falta de valores cristianos que mencionas. Valores humanos, desde mi punto de vista, sería más correcto, porque cristianos asesinos son incontables y los valores cristianos son sólo teoría (generalizo) para sus creyentes y practicantes.

2:35 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Pues vas a tener razón, como en otras ocasiones. Ya sabes que la superioridad moral de los monoteismos la defienden quienes se aprovechan de sus consecuencias: Los poderosos, en general.
En cualquier caso, quien aboga por la falta de valores judaicos y cristianos es el sujeto del vínculo, que no yo.
Un beso, noname.
Por cierto, ¿Disfrutaste de tu viaje? ¿De la nieve?

8:52 a. m.  
Blogger chousas said...

Pues muy normales esos chicos, sí señor... sólo hay que ver el barrio del que proceden, y el que nadie haya alegado que las duras condiciones de su vida les han conducido al nihilismo más destructivo...
¿La respuesta entonces? Pues que hay mucho gilipollas suelto, pero unos lo son más que otros por dedicarse a jugar al delincuente.

¿La reforma de la educación? Pffff eso ya no hay quien lo arregle, mejor dejarlos sueltos en el monte y cosecharlos a los 18... más o menos iban a salir igual :P

1:15 a. m.  
Anonymous irichc said...

"Valores humanos, desde mi punto de vista, sería más correcto, porque cristianos asesinos son incontables".

Y humanos asesinos ni te cuento...

Saludos.

4:25 a. m.  
Anonymous Medea said...

Bueno, mis mas sinceros aplausos por un post tan interesante, incluidos los links que pones..
No tengo mas que añadir, estoy de acuerdo con todas tus palabras..
Bueno, quizás algo: tal como van las cosas estos mañana saldrán a la calle, y yo creo que tienen una edad ya para saber lo que hacían..

1:08 a. m.  
Blogger Thalasos said...

Qué interesante reflexión: "...pero unos lo son más que otros por dedicarse a jugar al delincuente", Chousas. Un juego fatal, sin revanchas ni segundas rondas. Un juego antiguo, porque en los 80 y en los 90 también era, desafortunadamente, frecuente.

12:50 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Los cristianos asesinos son muy preocupantes, Daniel.
El resto también, pero su hipocresía y mensajes no nos alcanzan con la misma frecuencia en que lo hace el monoteismo occidental.
De todas formas, mi referencia al cristianismo viene provocada por la explicación que da al crimen alguien en su página, criticando al gobierno y la libertad religiosa. El cristianismo en si, no me interesa un ápice.

1:01 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Cuando estos salgan de la cárcel estarán jodidos, Medea. la vida apra ellos nunca volverá a ser la misma. Que vuelvan a matar o no, cualquiera sabe ¿verdad? Pero al menos 9 años se chupan en una cárcel, si no alguno más.
El tema del menor es más peculiar. Porque yo no veo tanta diferencia entre los 17 y los 18 años, como tan bien señalas en el comen. "El corte de enero" para juzgar responsabilidades es una aberración. De hecho, si eres del 31 de diciembre o del 1 de enero... Ningún psicólogo aceptaría esa estupidez.

1:09 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home