23 de enero de 2006

¿Te gusta competir?

En el dilema del prisionero, se plantea básicamente una situación de toma de decisiones en la que tu resultado depende de la opción que adopte la otra parte.
Una buena descripción del mismo se encuentra aquí.
Y una extraordinaria aplicación aquí.

En el asunto que me ha llamado la atención, un individuo, seguramente profesor de instituto, colgó una nota en el pasillo de la institución, con el siguiente texto:

“Aviso al que cogió mi móvil Nokia 6600 ayer en la cafetería.
Si el jueves X la tarde no ha aparecido, lo inutilizaré dando el IMAI y no se podrá utilizar ninguna de sus funciones (llamar, cámara, etc…). Necesito los números de la agenda y si no funciona nada no te va aservir a ti.
Se gratificará económicamente (100 €) y no habrá ninguna represalia.
Pasa por delegación de alumnos o" [no se puede leer el resto].

Respuesta:

“Aquí te dejo el móvil. No te molestes en deshabilitar las funciones. Ya está (…la cámara me la quedo…)
Déjame el dinero en delegación si eso, que ya paso yo.
Gracias”

Al margen de las probabilidades teóricas, la pérdida total es posible, mientras que la ganancia total no lo es.



Numerosas situaciones de este tipo se dan a lo largo del día. Y desde luego en nuestras relaciones con otros.

Estas dos personas han demostrado un uso fructífero de la teoría de la negociación y de la teoría de juegos. Aplicando una estrategia de Maximizar la mínima ganancia posible y de Minimizar la pérdida máxima, respectivamente.
¿Quién ha utilizado cada una de ellas?

Os toca pensar un rato. Yo, ya lo he hecho.
Pienso que han ganado los dos. Como los políticos después de una clara derrota. Pero ese es un tema demasiado complicado para intentar entenderlo a estas horas.
¿Te gusta competir?

10 Comments:

Anonymous la innombrable said...

¿Qué clase de amapola te has metido en el cuerpo?
Se lee, se entiendo... pero por fastidiar un poco, la ganancia parcial y la pérdida parcial las dejo en la misma posición, pérdidas al 50% son ganancias al 50%, o sea, mismo concepto pero con optimismo o pesimismo.

3:29 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Amapolas, amapolas. No entiendo de amapolas. Ni de proporciones, probabilidades o porcentajes.
Menos mal que viniste al rescate. :P
Noname, encanto. Es que me ha qeudado tan bien la tabla de 1 y 0, tan simétrica.
Además, ahora que no nos ven ni escuchan -ya había subido la tabla-.
By the way. La historia es dura. Conflicto en plena guerra, digo regla.
Bsos.

11:29 p. m.  
Anonymous manolo said...

Sí, ganan los dos. El profe recupera su agenda, lo que le interesaba (también el teléfono). El ladrón 100 € más de lo que obtendría por su venta. Pero me parece que el profe se pasó en la recompesa.

8:08 p. m.  
Blogger Susana said...

Vaya, ¿por qué nunca puedo encontrarme yo nada por lo que me den una recompensa...?... cien euros no está nada mal por devolver un móvil ¿no?.

Y no, no soy competitiva, será que soy demasiado vaga, o demasiado tranquila pero no me gusta competir en ningún campo.

Un beso

7:58 p. m.  
Blogger indah said...

Dios mío, pero, pero, pero, perooooo ¡qué boba soy! :) Hace dos meses me encontré un Nokia -no recuerdo si era un 6600 o algo más, era, desde luego, impresionante, sí, claro que tenía cámara y no sé cuántas cosas más. Y como una es como es (boooobaaaaaa :) pues en lugar de esperar a que me gratificaran por devolverlo busqué un número de teléfono en la agenda: "mamá", ponía, y yo marqué, claro, supuse que era el número de la mamá del que lo había perdido, y sí, exactamente, era el de su mamá. Media hora más tarde se pasó a recogerlo.
Bueno, me dio la gracias. Está bien ¿no? Puff...

¿Qué pasa con las amapolas? No pensé al leer el post en amapolas, ahora que tu respuesta... Jobar, né, que las amapolas son venenosas.

1:47 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Manolo, cada cosa tiene el valor al menos de la reposición.
Por eso la gente dice es que mi novio vale un mundo. Imagínate la agenda llena de futuribles novios... tampoco es mucho 100 pavos. Por los contactos, digo. Que en la página de contactos de la prensa cada uno de ellos debe ser más caro -broma, che.

2:15 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Susana, con el contenido de tu pagina, tu pluriactividad blogera, la uni y salir en la prensa asturiana, amen del curro, la molicie no es uan de tus características. A otro perro con esa longaniza. Un beso.

2:17 p. m.  
Blogger Thalasos said...

No tengo idea de las amapolas, Indah. Y sí la respuesta se me fue al techo, bueno, al terrado. Quería decir que es un conflicto duro, porque cumple parte de las reglas, la gente está enfadada por la represalia y la posibilidad de perderlo todo, cada una de las partes, como cualquier conflicto bélico. Sip. Se me fue la olla.
Oye, qeu te corresponde uan indemnización o recompensa del 10% del valor. Por ley, dependiendo del objeto, hasta podrías ser compensada con el 50%. Por ejemplo, si me encuentras cubierto de amapolas, podrías...
Cómo se nota que es sábado.
Un beso, wapa.

2:26 p. m.  
Anonymous Medea said...

Hombre lo del amigo del móvil fue una putada.. XD Y claramente creo que gana el segundo, que lo deja "roto"...
Respecto a lo del prisionero, creo que lo mejor es comenzar colaborando y esperar a ver que hace el otro, hasta que tu hagas la última jugada:
en la última jugada no se colabora,
se va a por el enemigo! ;)

Saludos

7:25 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Qué astuta Medea. Y yo qué pensaba que las mujeres colaboran más qeu compiten. ¡Juas!
Hay un programa que juega siempre en el dilenma del prisionero a lo que su contrincante haya jugado anteriormente. Es divertido ésto. A ver si me encuentro algún móvil... para actuar. Un beso

8:22 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home