1 de agosto de 2005

Pablo: Pruebas físicas I



Mientras Marie inicia el ritual de cortar mis uñas, yo inicio el ritual de preguntar sin dejar de mirar el cañón que forman sus muslos torneados, sabiendo que no conduce a nada la mezcla. Estoy derrotándome, cociéndome en un caldo de estulticia.

-¿Y lo de las uñas? Porqué lo de las uñas.

-Ya lo descubrirás después, Pablo, lo descubrirás.

-Pues yo también pienso hacer lo mismo por ti.

-¿Qué?

La sonrisa de Marie acaba por desmadejar mi autocontrol, intento hacerme con los alicates de manicura, los esconde, enlazando sus manos en la espalda, porfío con ella, bueno, por ella, me caigo, las piernas sobre la cama, las manos buscando soporte, no hay equilibrio por mi parte, ni físico ni mental, me deslizo hasta el suelo, caigo de bruces, doy con la barbilla entre sus muslos, ella suelta un pequeño gritito, no asusta a nadie, pero se oye un ¡Toc, toc! Sobre la puerta.

-¡En tres minutos se inician las pruebas físicas! Madame bovary ha hablado.

Al oír su voz, recupero mi compostura, más o menos. El jersey que llevaba anudado sobre el pantalón ha desaparecido –luego lo encontraré sobre la cama-, la cremallera del pantalón ha cedido completamente, y deja entrever una pistolita embutida de blanco abanderado, como un misil a punto de estallar, como un fantasma de corazones, o mejor, de picas. Me incorporo, no sin antes darme buena galla con las rodillas contra el suelo, lo que endurece la situación. Marie se apercibe de mi singladura cremalleril.

Intento recuperarme, insisto, ataco la cremallera, mientras el lobezno que hay dentro de mí sonríe con cara de marsupial retrogrado y murmura:

-Se ha atorado. Bueno, en realidad, se ha roto.

Marie, con una sonrisa desarmante, susurra:

-Falta el otro pie.¡vamos! No tengo todo el día, cambiando el gesto por uno a modo de enfurruñamiento infantil, morritos hacia fuera y fruncido de cejas. ¡Qué cejas!, ¡por favor!

-¡Vale! Pero te debo lo de la pedicura. Al fin y al cabo, también Jesús le hizo la pedicura a un montón, ¿no?

-Si. Tengo que hacerle la pedicura a un montón. En eso, tienes razón.

Definitivamente, lo que saliera de las pruebas no iba a ser fruto de mi preparación.

Más bien, un efecto lotería.



Etiquetas:

4 Comments:

Blogger I n g e r said...

Hola Thalos. No puedo hablar Espanol bien--lo siento. Pero gracias para sus palabras en mi blog. Y si, claro--feel free to link. (Como se dice?...)

Voy a intentar leer sus blog ahora. Una aventura linguistica!

5:50 p. m.  
Blogger I n g e r said...

Thalasos--not Thalos!

6:26 p. m.  
Blogger pandora said...

Buenos dias!
"mi casa es su casa", así que puedes ir y venir, linkar... :)
la musica de Clã, es preciosa, verdad? a mi me encanta... entiendes las palabras? sino te las traduciré pq vale la pena...

:) hasta!

1:04 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Gracias, inger, por el esfuerzo y por ese blog tan estupendo que mantienes.
Me gusta el estilo y la naturalidad con que expresas sentimientos. De paso, mantengo el inglés fresco.

También te agradezco a tí Pandora, que me recibas tan bien. Una página preciosa, que me cuesta abandonar.
Bueno, a veces me paseo por http://cubembom.blogspot.com/
Otra página "redonda"

3:24 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home