24 de agosto de 2005

Personal: Primeras vicisitudes


La página de Kevin ya no existe. Espero que le guste su camino.

La página de Kevin, como si del primer día de trabajo se tratara. Lo más emocionante, su falta de palabras, de contenido. Se inicia en una aventura. Lo más también, sus blackperries, fruta a disfrutar cerca de los bosques, ni en Barna ni en el Foro. Igual allá en Virginia. Su entrada al instituto alto, la high school, nervios hasta las posaderas, camino de conocimiento, su portátil desde Shanghai, que llegará vía mensajero.
Un pedazo de página, por su tamaño y por sus esperanzas. Mientras avanza o no, seis años de estudio frente a él.
En un mundo decente, tendría que cobrar por alimentar las ilusiones, dar ideas a personas cualesquiera, poner las propias a trabajar.
Doscientos créditos por año, remunerados, a 7 pavos la hora, como mínimo -no incluyo propinas. Cuando acabe sus estudios, deberían abonarle una buena cantidad.
Su carrera la abonará él. Claro. Mientras va transfiriendo su conocimiento, de manera gratuita, su saber al colectivo de alumnos, de profesores, de círculo fuera de la institución.
Mañana me compro un abrecartas para trabajar las venas.
Cuando finalice sus estudios, un mínimo de 10000 pavos habrían de llamar a su puerta. Se los habrá ganado.
Qué caro sale estudiar.
En el futuro, se pagará por aprender.
Por necesidades de la sociedad. De hecho las empresas curiosas...
Definición de curioso, según mi amigo Pruden, camarero desde los inveterados 18 años, hoy con 50 cumplidos y contratos de tres meses cada año -un fijo discontinuo, al modo de las anchoveras, del Norte del país, los frambueseros, del Sur del país, las camareras de hotel, del Este del país-:
-Un hombre curioso es uno que se asea con periodicidad. No se aplica a las mujeres. Mucho más limpias desde siempre, ya que descubrieron el jabón a partir de su elaboración con aceites viejos.
...ya lo hacen.
Suerte Kevin.

Personal
Reflexiones
Thalasos

4 Comments:

Blogger indah said...

"En el futuro, se pagará por aprender."

Sí señor: ¡cuánta razón!

Suerte Kevin. Mucha.

"Peujil"... desde luego :))

10:21 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Las personas invertimos lo mejor que tenemos, el tiempo, en conocimientos que la sociedad no quiere perder, nos sometemos a exámenes estresantes para confirmar nuestro aprendizaje. Eso se traduce en una jornada de más de 8 horas para muchos estudiantes. Pues tendrá que pagar, ¿no?
Un saludo, indah. Gracias por comentar.

10:42 a. m.  
Blogger indah said...

Bueno, actualmente pagamos (si bien hay enseñanaza gratuita en España, la Uni -has de ser muy bueno, muy bueno para tener una beca, por supuesto que si estudias también será sin pagar un euro- ) porque nos enseñen; nos sometemos a examenes que a mí sólo de pensar en ellos ya me bloqueo totalmente :)) es un horror: ésos sí son para nota. Pero, no lo había entendido yo de esa forma, por eso repregunto: ¿no es distinto pagar por aprender?

Gracias por tu respuesta thalasos :)

10:23 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Sí, indah, tienes razón.
Pagar por aprender se debería interpretar como tú lo haces.
Yo fuerzo mis opiniones en esta "libretilla" porque las dirijo al tema del trabajo, principalmente. Y como estudiar es un trabajo también, del que las empresas sacan provecho con posterioridad, aunque lo remuneren mal, pues alguien tendría que pagarlo mientras tanto.
Sólo opiniones.

12:50 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home