10 de febrero de 2006

La nana de la equis


El debate religioso, como el debate sobre cualquier idea está siempre abierto.

Lo que apenas se abre a debate es el empleo de la institución religiosa como arma política. Alma e intereses al mismo nivel. Cada gobierno actúa expresando intereses colectivos pero defendiéndolos con la connivencia de algunos intereses particulares.

Una decisión tan simple como separar las realidades es imposible de adoptar.

Porque el poder es omnímodo, aunque muestre diversas caras. Su propia estructura, sus maneras, son perpetuas. Una ascensión en escalera, ancha abajo y estrecha en las alturas. Una ascensión al cielo. Pocos los elegidos. ¿Casualidad?

Toda la evolución humana, desde la constitución en grupos hasta la dispersión de estos y el reencuentro, persigue la modificación de esa norma.

La democracia imperfecta sería el último escollo. La red la podría perfeccionar en el futuro. La red es la estructura que adoptan los sistemas . Todos sus elementos, sus nodos idénticos. Células musculares, neuronas, planetas, estrellas, redes. La diferenciación entendida como el camino que los demás pueden seguir hasta el siguiente hito, cualquiera que sea.

Sin embargo, todas las formas de poder se enrocan para impedir que la red alcance perfección en cada uno de sus nodos. Son antiguas. Y no lo reconocen.

Todos los tipos de poder se apoyan en la interpretación de lo que ha de ser la especie. Para ello tratan de establecer lo que ha de ser cada individuo. Y para tomar las decisiones adoptan sistemas de previsión erróneos.

Como el científico que falsea los resultados en busca de un objetivo de orden superior al de la verdad para su cabeza, los poderes falsean la realidad en busca de un objetivo superior para la suya.

Y sin embargo, el pensamiento mágico le desaparece a una criatura humana a los pocos años de su existencia, salvo que se le mienta. La lucha contra él es el objetivo de la vida humana. Basta con mirarnos. Es fácil comprobarlo en nosostros mismos.

Es curioso, como ejemplo, que en las misiones primero sea la misa y luego el alimento. La bolsa de subsistencia se entrega al final de la ceremonia (eso dicen los reporteros del articulo sobre la vida en un estercolero de las afueras de Mexico DF, en el que existe una misión de Ayuda en Acción -EPS, domingo 3-2-2006). Como recompensa por el esfuerzo y la sumisión al credo.

Un científico actuaría justo al revés: Primero les daría de comer y luego les llevaría a misa. Así conseguiría estabilizar la muestra. Primero lo primero, ¿no? Otros credos emplean este método, así que no soluciona lo anterior. La servidumbre al poder.

En general, primero hay que dar de comer, luego dejar que piense la gente. Si primero dejas que piensen, la falta de glucosa impide la adopción de estrategias racionales. Con el estómago vacío andamos como locos.

Aunque algún sujeto afirmó que el hambre agudiza el ingenio. Hubo otro que afirmó, más correctamente, que el estómago vacío impide pensar. El primero, católico. El segundo, marxista. ¿Mal visto? ¿El marxismo? Bueno, mal visto el efecto que tienen las fórmulas que emplea el poder, independientemente de la ideología que subyace. Porque Guantánamo está en Cuba, pero no he oido acusaciones sobre aquel régimen a propósito de ese presidio.

Hamas debe hacerlo así también, porque funciona desde antiguo. Une la comida con la ideología. Pero de derecha a izquierda, pr diferenciarse de los otros. Primero alimenta a los palestinos, luego pide el diezmo en forma de martirio. Israel militariza a los suyos durante un período de tiempo cada poco tiempo. Así los mantiene en alerta. Otro diezmo.

La coincidencia de las prácticas de los monoteismos con las del poder son aterradoras. Y poderosas. La mayoría de científicos americanos son creyentes, 7 de cada 10. ¿Qué investigan?

Una parábola.

Cuando los prohombres asisten a una celebración similar en la puesta en escena a las de carácter religioso (¿casualidad?), las medidas de seguridad superan con creces las necesidades reales para cubrir los riesgos predecibles. Se acumulan guardias por doquier, se enajenan propiedades privadas adyacentes al lugar, se impide la circulación habitual de bienes y personas.

Aunque el riesgo no se minimice. Los magnicidios de hecho son fáciles de cometer en esas circunstancias, porque suplantas los componentes de un sistema por los de otro. Pero el sistema permanece más o menos estable. Donde circularían x paisanos o puntos con una trayectoria predecible aparecen y paisanos con una impredecible, que puede también ser asumida por un x impostor. El que va a matar. Sea x un comando, un individuo o bien un grupo de y exógeno a la conducta esperada en ellos.

En su afán por controlar la conducta errática de los x, el común de los mortales, el impulsor de la existencia de los y crea unas condiciones de vida y pensamiento para los x que les aleja de su trayectoria natural continuamente, tratando de encerrarles en un plano convexo, del que tratan algunos x de huir.

En su trayectoria, los x alborotados, fuera de su trayectoria natural gravitatoria, saltan sobre los x que la aceptan, formando un sistema que algunos de los y más especializados se aventuran a interpretar, transmitiendo sus conclusiones al impulsor de la existencia de los y.

Con esa información, se acentúan las decisiones adoptadas sobre los x, que andan en gran medida fuera de su órbita natural, precipitándose en su movimiento centrífugo contra aquellos que andan en una elipse centrípeta que les permita alcanzar el centro.

Los y de entre los y más especializados inician, diversas maniobras de análisis y acumulación de evidencias que faciliten la toma de decisiones del impulsor de los y. Al ser menos ellos, los y, que los x, por decisión del impulsor, los y aceleran el procesamiento de los datos, a fin de acumular evidencias dispares en un período de tiempo más corto. Con ello provocan la precipitación de un mayor numero de x hacia el centro del plano convexo, excitando el movimiento centrífugo de los x que intentan escapar de la concentración a que se ven sometidos.

La acumulación de x en unos puntos del plano no ha conseguido, pese al esfuerzo, la redución del número de x en otros puntos del mismo, sino lo contrario, consecuencia de la agitación. Aparecen x alterados de sus trayectorias por todas las áreas del plano convexo.

Los y más especializados siguen acumulando evidencias sobre el deterioro de las parábolas que dibujan los x, pese al esfuerzo que realizan para monitorizar el movimiento de estos.

El impulsor se desespera y organiza otra gran ceremonia... de la que son apartados los x porque su trayectoria es impredecible, sustituidos por los y, entre los cuales se puede colar algún x que atente contra el impulsor o cualquiera de sus y.

Como algunos cientificos, algunos religiosos, algunos y en general, el impulsor jamás piensa en estabilizar el plano, dejando que los x se sitúen sobre él. Prefiere seguir agitándolo.

Para que las ceremonias permanezcan estables. Para seguir justificando la necesidad de agitar el plano.

Para controlar las cuartas reservas de petróleo del mundo, por un miserable precio de 3000 x, unas cuantas hogueras sobre la superficie del plano convexo agitado, más varios cientos de millones de x en peligro.

Es curioso que uno de los y del otro lado del atlántico afirmara en el período de preguerra que una de las consecuencias de la misma podía ser la rebaja del precio hasta uns 20$ por barril. Que en la actualidad se encuentre a 65$, aproximadamente. Que a ese precio los emporios del crudo estén dispuestos a explorar más allá de los miles de metros en los que pinchan la tierra y el mar hoy en día. Que el Emperador hable de reducir la dependencia de las reservas actuales -que ya controla, evidentemente-. Y que el petróleo se siga nominando en dólares y no en euros.

¿Es posible que alguien piense que no podemos vivir sin menos petróleo?
Entonces es que no ha aprendido nada sobre la historia de su propia especie. Es un y. Uno de esos que ha plantado tecnologías e industrias obsoletas en China, India, Filipinas, que contamina sus ríos y mata a sus gentes. Que les vende cigarrillos con más alquitrán y nicotina, que...

De todas maneras, el impulsor de los y mantiene el pensamiento mágico de que jamás de los jamases un nutrido número de x serán equivalentes a un y.

Especies distintas. Peras y manzanas. Aunque yo de pequeño, conocía una especie de manzanas que tenían el sobrenombre de pero. Crecían junto a un río. El de la sabiduría.

De esa ya no nos enseñan. Queda muy arriba en este plano, cada vez más cóncavo. O muy abajo. Según la perspectiva del plano y el espejo. Queda lejos del corán, de la biblia y más cerca de la propia naturaleza humana. De una misma. De cada persona. Cada x.

Cada vez hay más x. También más y que dudan de pensar como los demás y. Eso no estabilizará el sistema. Pero fuerza la convexidad, con lo que hemos de gastar menos energía en seguir trepando para no caer. Y nos será más fácil colarnos en la ceremonia. Esa ceremonia no se va a celebrar en paz, porque no debería convocarse. Los sistemas tienden al equilibrio, aunque sean inestables en su naturaleza.

Aunque ya están preparándose los poderes y las iglesias para el espaldarazo. La convexidad les da la energía necesaria para seguir creyendo. En la escalera. "De la tribu de Lehvy, 12.000..."

6 Comments:

Blogger lainnombrable said...

Qué lío de x e y a estas horas de la noche.
Lo que es cierto es que el hambre no deja pensar y de pensar en algo es en la manera de sobrevivir, si a eso se le llama agudizar el ingenio, pues que venga dios y lo vea, yo le llamo casi instinto.

1:57 a. m.  
Blogger indah said...

Esto no se le hace a una amiga que acaba -prácticamente, pues fue el viernes- de pelearse con las equis en un examen de Álgebra. Ay, Dios mío, qué maldad, pues no estaba yo hartita de equis y de ies (griegas, claro), ni ná.

Por cierto, sería estupendo que cada cual fuera lo que quisiera, creyera lo que quisiera, pensara lo que quisiera. ¿Nunca lo lograremos? ¡Quién sabe!, pero podríamos empezar por dar la importancia que tiene a las cosas, por ejemplo: si los misioneros católicos tienen su forma de entender la vida y su vocación, entre otras ésa de: ¿de qué le sirve al hombre... si pierdes su alma?, pues que otros misioneros -o lo que sean- pongan su chiringuito en frente y den de comer al hambriento y luego celebren sus ritos, los que ellos deseen. ¿Qué más da? ¿Dónde está el problema? Lo que importa, lo que de verdad importa, es conseguir que nadie tenga hambre. Lamento confesar que no es mucho lo que yo hago para conseguirlo.

A mí no me preocupa que tú no seas creyente -casi todos mis compañeros son ateos, o eso dicen, y yo soy la que rezo cuando, por ejemplo, se les pierde algo :)), incluso cuando se le pierde a alguno de mis profes- pero son muy buenos amigos. También a ti te considero un amigo, ya ves, y eso que ni siquiera nos conocemos :)), pero que no nos conozcamos, y que pensemos de forma diferente, no hace que yo "sospeche" que soy mejor que tú, al contrario. Y casi, hmmm... creo que sí, estoy por asegurar que esta f(x) de la que hablo, es biyectiva. ¿No? :)

8:32 p. m.  
Blogger Thalasos said...

Unas personas de exámenes y otras de veleidades, cual es el caso, mi caso.
Siento no haber contestado a vuestra amabilidad con la premura que demanda el medio. Ahora me entra poco el blog en el día a día.
Un beso Noname, y mil perdones por la chorrada de las x. Apenas alguien se fija en al página y ya ando con el esfuerzo de escribir raro raro, para que se vaya. :-))

12:02 a. m.  
Blogger Thalasos said...

Mi querida Indah, yo que adoro las x y detesto las ies, tan dependientes ellas, vas tú y me colocas una función biyectiva, que aún no sé si lo que demanda es uan pareja combinatoria sin repetición, admite variaciones, tipo descalabros amorosos y tríos anafilácticos o sencilalmente ninguno de sus puntos pasa o deja de apsar por el punto (0,0). Mañana -qué mentiroso, a veces- me lo estudio.
Respecto del alma, respeto a quienes la poseen y a quienes no. AUnque me molesta que quienes leen el libro en los altares entonen la misma copla que cuando desconocíamos la existencia del cero. Demasiado poder también es anafiláctico. Asfixia el alma.
Mis mejores deseos de sobresalientes para usted.

12:09 a. m.  
Blogger indah said...

Ah, Thalasos, ¿dependientes las ies? Cachis, qué malas pasadas nos juega el lenguaje, né (qué sería de las equis si no existieran las ies). De ser así, resultaría que yo soy una "y" absolutamente díscola, and boba, que se explica el teorema de Bolzano y el teorema chino del resto a su aire (el de Bolzano es más divertido). Pobrina "y" (o pobrín bit) cruzando por cualquier lado la "carretera" mientras un rebaño de equis locas la persiguen :)))))) Si mi profe leyera esto me estrangularía :))

No me importa, y no puedes impedir que una díscola "y" te haya incluido en su lista de peticiones de antes de dormir: Señor, y también por Thalasos :))

Ah, si no me he equivocado al marcar las respuestas, he aprobado. Ahora sufro de algo parecido al efecto mariposa: yo tiemblo porque no soy capaz de conseguir recordar si comprobé las "letrillas" que marqué, ni si eran aquellas y sólo aquellas las que debía marcar, y en Japón las tragaperras largan pastelillos de arroz en lugar de yenes. :))) ¿Te imaginas la cara?

Bueno, me voy, que tengo que seguir con BBDD.

10:04 p. m.  
Blogger Thalasos said...

La y siempre es la variable dependiente, cariño.
Y el cero ni tan siquiera existe. Un convencionalismo, para ayudar a los romanos a salir de la trampa en que se habían metido. Hace años leí un artículo precioso donde se comparaban algunos imperios, entre ellos el romano y el del amigo americano, desde el punto de vista económico. Todos entrampados hasta las cejas. Viviendo del exterior, ya fuera el grano de no se dónde o la plata de Britania, en el caso de Roma, de la maquinaria de fabricar dólares sin mesura, obligando a otros a adquirirlos, en el caso americano.
Estos últimos tienen una ley que les permite fabricar dólares sin referencia a riqueza tangible alguna, en una bola de nieve que DEPENDE y mucho de que las reservas de los otros, las riquezas de terceros, se denominen en su moneda.
Como cualquier x con hipotecas.
A mayor plazo, eso sí. Con la diferencia que ellos no devuelven nada, ni plazos ni castañas. Dale a la máquina de hacer dinero. Que me pregunto cuál es el concepto de dinero falso. Porque los dólares en circulación destrozan toda la teoría económica clásica. La que ponía patas arriba a los países en desarrollo. Les prestaban dinero falso para adquirir productos que no necesitaban. Putos ies...
Para mi sí que son dependientes las Y, como dice mi amigo Grainzer, psiquiatra: Los hombres ceden y conceden para que el poderoso les reciba y les otorgue algo. Lo que sea. Una conducta aceptada y reconocida con parabienes. Si tu abuelo fue recibido por el presidente americano, pues sigues la tradición y te sometes a la cebra macho, te encuentras con un bufete de más de 100 años de antigüedad. Yo no tengo nada en contra de Garrigues tampoco. Ni del abuelo de Aznar. Pero mucha de la riqueza se consolida en las mismas manos, generación tras generación en un espectáculo de bochorno. Como cuando entras en alguna de las disciplinas o carreras públicas y empiezas a averiguar sobre los apellidos. Toda la familia en la judicatura, en el ministerio o donde fuere. Copando el mostrador de la tienda. Ni uno ejerciendo de ordenanza, en la seguridad o la contrata de la limpieza. Bueno, si acaso, propietario de alguna de las concesiones, ya sea la cafetería del ministerio o la...
Mira, las Y se reparten el pastel, sea el que sea, a fuerza de dependencia. Y las x, que son independientes, aunque no todas lo saben, protestan de vez en cuando porque descubren las coincidencias y las connivencias entre las ies. Incluso se vengan en ocasiones.
De la religión, pues el tal Marina la reduce al ámbito de lo personal, declarándose no obstante cristiano en su libro "Porqué soy cristiano", y mientras Bertand Russell decidió sacarla de ese ámbito privado y exponer sus razones para no serlo, en su "Porqué no soy cristiano".
A Marina le quiere todo el mundo.
A Russell le quitaron la cátedra de filosofía en Nueva York, cuando se la iban a conceder. Puto x.
Una y, Marina.
Una x, Russell.
La independencia tiene un coste.
Pero merece la pena aporrear la puerta, pensar y gritarlo.
Aunqeu no tengas razón al aporrear. Aunque pidas disculpas al final. El contraste de hipótesis permite avanzar. La hipótesis analizada, cúmplase o no, verifica alguna certeza, ya sea la que propone, sea su contraria. Si es la opuesta de la analizada, no pasa nada. Se sigue aporreando en otra puerta.

Felicidades por la nota. Sea la que sea. Yo también te deseo parabienes.

Díscola Y, de Yndah... Feliz y apoteósico sábado. Sea lo que sea.

5:44 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home